jueves, 18 de enero de 2018

10 conceptos de transformación digital en RRHH, por Carlota García

Hoy en día, se podría considerar a la tecnología como el cambio más rápido y generalizado en el mundo de los negocios. Por ello, de forma directa e indirecta, surgen nuevos perfiles en los RRHH. Las competencias digitales, el desarrollo 4.0, los data analytics aplicado a RRHH, las tecnologías disruptivas o la comunicación en la nueva era digital, entre otros muchos aspectos, pueden atemorizar a los empleados por no poder llevar el ritmo requerido en los negocios digitales.
Para evitar esto, es fundamental que los empleados estén al día de los cambios que la tecnología supone, pero también son las organizaciones las que deben pensar en las nuevas generaciones de trabajo.

Es este cambio constante, el que deriva en que las grandes compañías deban modificar sus estrategias para afrontar el futuro. “La disrupción digital y tecnológica ya está aquí”. Dentro de estas estrategias se puede hablar de Agile Organization, Redes Sociales Corporativas, Open Source y Realidad Virtual como palancas y herramientas para alcanzar el cambio.

La vicepresidenta y directora digital HR en Íncipy, Mireia Ranera, destaca que:
 “Recursos Humanos no es inmune a la disrupción digital y es precisamente gracias a los nuevos entornos digitales y a las nuevas tecnologías donde está su gran oportunidad de capitalizar e impulsar los cambios para que las personas de la organización se adapten a los retos de negocio en la era digital. No es un reto tecnológico, sino que se trata de gestionar un cambio de mindset hacia una nueva cultura digital, que reoriente a toda la empresa para ser más ágil, transparente, productiva, flexible y conectada”.

Por esto, es importante que a partir de ahora, todos los implicados en el sector de RRHH o en cualquier otro área con el foco PERSONAS, nos familiaricemos con una serie de conceptos que forman parte de esta Transfomación Digital. Se trata de 10 conceptos que marcarán las estratégias y procesos de las organizaciones.

1. Employee Centricity - situar al empleado en el centro de la organización.

2. Employee Experience (EX) - experiencias del empleado en todas las etapas y ciclo de vida con la empresa.

3. Employee Journey Map - mapa que analiza todos los momentos clave desde el reclutamiento hasta la salida.

4. Employee Advocacy or Ambassadors Programs - programas para que los empleados actuen de embajadores en las redes sociales.

5. Internet de las Cosas (IoT) - interconexión digital de objetos por medio de sensores que se conectan en red.

6. Augmented Reality (AR) - visión a través de un dispositivo tecnológico de dos realidades, la real combinada con elementos virtuales. / Virtual Reality (VR) - visión a través de un dispositivo tecnológico de un escenario o entorno totalmente virtual.

7. Enterprise Social Networks (ESNs) - Redes Sociales Corporativas, privadas dentro de una organización para trabajar en red.

8. Corporate careers Websites - Webs corporativas de empleo o secciones web "trabaja con nosotros".

9. Talent Relationships Management (TRM) - CRM para gestionar las relaciones con los candidatos pasivos y activos.

10. Software as a Service (SAAS) - uso de la tecnología con modelos de pago según uso (Sosftware as a Service - SaaS).

miércoles, 10 de enero de 2018

¿Cómo mantener a los trabajadores motivados en Navidad?, por Sandra Chico


Ahora que acabamos de atravesar el periodo de vacaciones de Navidad, es buen momento para reflejar la importancia que tienen estos días en la motivación de los miembros de una organización, ya que influyen en los índices de satisfacción de estos trabajadores, y por tanto, en los resultados de la empresa.

Es un reto del departamento de RRHH mantener a la plantilla motivada y conseguir mantener la productividad a pesar de las distracciones que provoca esta época, ya que diciembre es el mes clave del año para las empresas, es una época de consecución de objetivos y finalización de proyectos. Por ello su reto es mantener los ratios de productividad y competitividad de la empresa.
 
 
 
Aquí dejo algunas claves para gestionar ese reto al que nos enfrentamos:

• Ofrecer pequeños incentivos como días de descanso a aquellos empleados que cumplan con sus tareas.
 

• Jornadas de ocio y tiempo libre. En este caso las cenas navideñas son el ejemplo más común, favoreciendo las relaciones interpersonales en la empresa y aumentando la motivación de los empleados.
 
• Programas de gratificación como son la cesta de Navidad, tarjetas regalo o  dispositivos electrónicos. Estos programas de gratificación fidelizan al empleado y premian los buenos resultados.
 
• Amigo invisible u otro tipo de intercambio de regalos. Estas prácticas potencian las relaciones interpersonales entre los miembros del equipo e influyen positivamente en el clima laboral de la empresa.
 
• Decoración de la empresa. Implantar un ambiente navideño en la organización es una medida que fortalece el sentimiento de grupo si se implica a todos los trabajadores.
 
• Gestión de RRHH flexible en cuanto a horarios. En estas fechas muchos trabajadores tienen dificultades para compatibilizar compromisos familiares y trabajo, facilitarles este periodo aumentara su motivación.
 
• Hacer partícipes a los trabajadores de la empresa en los Propósitos de Año Nuevo, es decir, incluir su participación en la planificación de estos proyectos.

miércoles, 3 de enero de 2018

El becario olvidado, por Laura Araujo

Todos los hemos vivido, lo hemos sido y hemos pasado por ello, todos hemos sido en algún momento el/la becario/a. Ese/a estudiante que está deseando tener su primera toma de contacto con el mundo laboral y, así poder empezar a desarrollar su carrera profesional. Curiosamente, a la gran mayoría, les ha ocurrido que la experiencia ha sido cuanto menos, algo decepcionante, pero ¿Por qué? ¿Cuál ha podido ser el fallo?

A nivel empresarial, se tiene muy asumida esa idea tan moderna y actual de que nuestros trabajadores, son embajadores de la marca empresarial, que tienen que representar a la empresa, hablar bien de ella, en resumen, deben ser publicistas de la marca de la empresa. Pero, en numerosas ocasiones, nos olvidamos de este tipo de trabajadores, que también son representantes (temporales) de la empresa.

En el afán constante de las empresas, de que algo se aprendan ya, ya, ya, esto es para ya! Nos olvidamos de que se trabaja con personas, no con máquinas. Y nos olvidamos también de las formas, de decir las cosas de una forma correcta, de reconocer el buen trabajo de los empleados, de decir; buen trabajo, esto está muy bien, sigue así etc… pero rápido decimos: esto está mal! Tienes que mejorar! Y es que hay mucha diferencia entre decir: has hecho esto mal, a decir: bueno lo has intentando pero mira, nosotros aquí trabajamos así, corrígelo, inténtalo de nuevo.

Es importantísimo cuidar el lenguaje y la comunicación, incluso con los trabajadores temporales de la empresa, porque, aunque no continúen una vez finalizado su periodo de prácticas o aprendizaje, ellos sí que pueden continuar hablando de la empresa, y depende de la actuación de la misma que sea para bien o para mal, lo que repercutirá indudablemente en la reputación de la organización.

Vivimos en un mundo completamente globalizado e interconectado, en el que en un minuto o  dos, millones de personas conocen una noticia y, el olvidarnos de este activo tan importante, puede suponer una crisis reputacional a la empresa. Por ejemplo, a través de las redes sociales, el comentario que haga esa persona de su experiencia, puede generar un gran impacto en nuestra organización.

Nosotros, desde recursos humanos, como encargados de las relaciones humanas debemos fomentar que se mantengan relaciones de calidad entre TODOS los empleados de la organización, sin olvidar ningún eslabón de la organización, inculcando esa idea de que todos representan a la empresa.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Compromiso con los valores corporativos y novedades para su fortalecimiento, por Manuel Enjuto

No cabe duda que una de las estrategias fundamentales dentro de una empresa es su definición clara de los valores corporativos que la distinguen, así como su cumplimento y cuidado para llevarlos a efecto con sus empleados.
El mundo empresarial cada vez es más competitivo y agresivo, y tienen la visión clara de su transformación tecnológica que hace que cada vez más puestos de trabajo antes ocupados por personas sean reemplazados por maquinas.

Por ello, es fundamental y primordial armonizar y saber compaginar a ambas partes, la tecnológica y a los empleados prestando total atención a lo verdaderamente importante que no es otra cosa que las personas sobre las que va a recaer el cumplimiento y la característica de los valores corporativos.

A pesar de dicha evolución tecnológica, la cual ha venido para quedarse y evolucionar aún más, no debemos verla como una amenaza sino como una oportunidad de compaginarla con los empleados. Las maquinas no darán problemas, se las programará con el fin de que funcionen concretamente, nunca estarán tristes, deprimidas o cansadas, no se llevarán mejor o peor con otras máquinas,  siempre estarán cumpliendo con su deber pero detrás estarán los empleados quienes la supervisarán o controlarán y, por ello, debemos fortalecerles como equipo, un todo en uno en el que se sientan útiles y no caigan en la rutina diaria que puede desencadenar en una mala realización de sus funciones dentro de la empresa y lo que llevaría a perjudicarla.

Para fortalecer dicho equipo de trabajo debemos hacer ver a cada empleado que su función es importante, que a pesar de una jerarquía empresarial cada puesto requiere su especialización, comprensión y dedicación sin quitarle su importancia y, ante todo, que armonice con el resto de compañeros.
Ese fortalecimiento puede llevarse a cabo con la fomentación / gestión de valores para que al compartirlos los empleados se encuentren satisfechos y su involucración y la seriedad de sus funciones sean uno de los detonantes de marca de éxito de la empresa.
 
Pero, ¿y si surgen conflictos en el día a día laboral? Ello puede hacer que los empleados no desarrollen su función al 100% dentro de la empresa y lo que es peor, contagiar al resto de compañeros y acabar en despido. ¿Que “novedad” puede favorecer de forma rápida y eficaz esta situación? Una muy simple, que se sientan escuchados y, para ello, pueden usarse dos métodos:

  • Mediante la implantación de la “mediación comunitaria” dentro de la empresa con profesionales que la fomenten.
         La mediación se entiende como un método para la gestión a determinados problemas o conflictos, que incluye un tercero imparcial -la persona mediadora-, con la función de ayudar a que las partes puedan expresar su visión y pretensión, negociar y, ante todo,  sentirse escuchadas para poder así alcanzar una resolución de los mismos satisfactoria para los intereses y necesidades de ambos, como puede darse entre empresa y empleado o entre empleados.
 
        Ofrece muchas ventajas frente al litigio judicial, al tratarse de un procedimiento más simple, con menor grado de formalidad rigurosa y produciendo una mayor libertad de las partes, con cercanía y con menor coste económico. De esta forma se ganaría tiempo en la resolución de un problema o conflicto que lejos de enquistarse en el tiempo podría resolverse rápidamente con el fin de no influir en la marcha productiva de la empresa.
  
  • En el caso de más empleados entraría en juego la otra “novedad” como es la creación de círculos restaurativos que faciliten mediante reuniones la participación de los mismos con la exposición en común de sus puntos de vista, ideas o incluso resolución a determinados problemas que pueden observar en el día a día de su trabajo. Con ello se fomentaría la unión y trabajo en grupo, el cambio de ideas y colaboración fomentando el espíritu de equipo dentro del cumplimiento de los valores corporativos.
 

Ambos métodos entiendo que tienen un único fin, fomentar la estabilidad y de forma indirecta la implantación de la felicidad. Son pinceladas pero  pueden dar a desarrollar diversos métodos que ayuden al éxito de una empresa.

 Me gustaría terminar con una frase que, a pesar de su sencillez, desprende una verdad clara y directa:


EL TRABAJO MÁS EFECTIVO ES EL QUE SALE DE UNA PERSONA CONTENTA”
 

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Departamento de Recursos Humanos, el gran desconocido, por Sonia Altable

Cuando comencé mi Máster de RRHH no tenía conocimiento de lo importante que puede ser el departamento de recursos humanos dentro de una organización/empresa, ya que esta área no solo tiene como funciones seleccionar al personal, hacer contratos, elaborar nóminas, tramitar despidos, bajas…, aunque para la mayoría de la gente sean esos sus objetivos fundamentales. Un buen departamento de Recursos Humanos es el eje fundamental de toda organización, ya que las empresas están integradas por personas y estas constituyen su equipo humano y profesional y en definitiva, su principal recurso, siendo el capital humano el bien más preciado de cualquier compañía.

Los medios informáticos, técnicos y las infraestructuras son importantes, pero son las personas las que llevan a cabo los avances, los logros y los errores. Es decir, son las personas con la toma de decisiones las que marcan la buena o mala dirección de una empresa.

¿Lo fundamental en toda organización es obtener beneficios?

Para muchos obtener beneficios y rendimientos al final del ejercicio es el objetivo primordial, para mí claro que sí es necesario obtener beneficios, pero la clave de la supervivencia de una organización en el tiempo lo dan las personas, esas personas son las que dan el valor añadido a una empresa.

Tener una mayor rentabilidad estará ligada a que las personas que conforman una organización estén motivadas en sus puestos, tengan compromiso con la empresa, se identifiquen con los valores de la misma; esa es la palanca fundamental que tiene que conseguir un buen departamento de Recursos Humanos, a través de un buen líder.

Un buen líder tiene que tener la capacidad de reconocer las emociones y sentimientos propios y ajenos (de cada miembro que conforman la empresa), y la habilidad para manejarlos y gestionarlos. No solo conocerse él plenamente, sino conocer el lado más y menos brillante de cada persona que forman parte de dicha organización y potenciar, ese lado brillante y ayudar a gestionar el menos brillante para la mejora de cada uno y como no, de la compañía en su conjunto.

En definitiva, el líder tiene que ser capaz de motivar a su equipo y hacer que todos remen en la misma dirección, con los mismos objetivos y por un bien común;
 
“Individualmente somos una gota. Juntos somos un océano” Ryunosuke Satoro.



En conclusión, estas últimas semanas me han hecho ver que el talento de las personas es el bien más preciado de cualquier compañía y, por lo tanto, hay que cuidarlas, motivarlas, darlas cariño y en definitiva, hacerlas el camino más fácil desde el Departamento de Recursos Humanos que es la columna vertebral de cualquier compañía y sobre la que se asientan los ejes del resto de departamentos que forman una GRAN EMPRESA.